%AM, %15 %705 %2018 %10:%Oct
San Óscar Romero: Iglesia Fiel y Sociedad Justa

La canonización en Roma, este 14 de octubre de 2018, del Arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, asesinado por escuadrones de la muerte, mientras celebraba la Santa Misa el 24 de marzo de 1980, es un rayo de luz y un impulso del Cielo a la esperanza de dignidad, de verdad y justicia, de cambio social sin violencia armada, ni institucional ni subversiva, ni económica, ni ambiental, ni ninguna otra, en un planeta y una humanidad gravemente heridos.

Un hombre de estos tiempos, el Papa Francisco, pone en el sitial de los ejemplos y paradigmas para las naciones que aún están sumidas en conflictos violentos internos y en guerras por recursos y expansionismo, a un pastor que representa la fidelidad como verdadera continuidad con el Evangelio de Cristo Jesús, de verdadero servicio samaritano a las víctimas, de limpio apoyo a la causa de los más empobrecidos y despojados, de valentía profética, frente al poder que se parapeta en las armas, en la mentira, en la corrupción propia de toda guerra, en la división y polarización de los pueblos, en el enriquecimiento basado en la sangre, el despojo y la acumulación de riqueza sin límites.

Fieles al Evangelio, a los pobres, a las víctimas, a la verdad, al perdón y desarme, a la reconciliación y la paz, a la justicia que garantice el deber y el derecho de todos al bien común, es el sencillo, pero necesario mensaje por una Iglesia servidora de la humanidad y actualizadora permanente del Evangelio y dela Persona viviente de Jesús de Nazaret, que hoy se eleva a los altares católicos y a los espacios de la memoria humana.

¡San Oscar Arnulfo Romero, Obispo y Mártir de la verdad y del perdón, ruega por nosotros!