%AM, %25 %609 %2015 %08:%Feb
Animadores vocacionales reflexionan su ser y quehacer

¿Cuál es la identidad y la acción del animador vocacional? Es la pregunta que responden durante estos días los participantes del Encuentro Nacional de Animación Vocacional en Medellín. Este evento cuenta con la participación del P. Guillermo Campuzano, con quien conversamos acerca de los temas que han reflexionado.

El sacerdote explicó que durante estos días se ha revisado el estado actual de la animación vocacional, los nuevos escenarios que le espera y los desafíos que tienen.

Entrevista: P. Guillermo Campuzano

El P. Campuzano explicó que el ser vocacional está íntimamente relacionado con la identidad del cristiano, es esencial para su trabajo pastoral vocacional y tiene como base tres claves: la teológica, espiritual y la pedagógica.

Por su parte el quehacer es la acción pastoral concreta que debe llevar al animador a despertar el sentido vocacional, cultivarlo y acompañar en su discernimiento. Este proceso debe ser realizado en cualquier ámbito, ya sea parroquial, diocesano o en comunidades.

Al referirse a los nuevos escenarios, citó la idiosincrasia de los jóvenes de hoy y su lenguaje, pero sobre todo los nuevos espacios donde habitan. En este sentido fue inevitable no citar el continente digital. El sacerdote ha dicho que los animadores vocacionales deben incursionar a donde está la ciudadanía virtual.

Sobre la crisis de vocaciones citó dos realidades: la primera que tiene que ver con la reducción de las vocaciones, tan evidente en Europa, Oceanía y América, y que tiene como contraste el incremento que se da en África y Asia. La otra realidad que mencionó tiene que ver con el abandono de la vida sacerdotal y la vida consagrada. Aseguró que estas realidades son esenciales al analizar la realidad del ser y el quehacer del animador vocacional.

Finalmente animó a los jóvenes para que escuchen el llamado de Dios y que lo acepten con humildad, recordó que en la iglesia los ministerios son muchos y las posibilidades de servicio también y que la iglesia requiere de la vocacionalización de las pastorales.

Información Conferencia Episcopal de Colombia