%PM, %02 %954 %2019 %16:%May
Arquidiócesis de Cali realizó acto de perdón

La Arquidiócesis de Cali, atendiendo los términos de la sentencia emitida por Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cali, celebró en la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria hoy 2 de mayo de 2019, Día Nacional por la Reconciliación, la “Eucaristía de reparación y petición de perdón” por los abusos cometidos a menores de edad por el sacerdote William de Jesús Mazo, hace una década.

 

El acto, presidido por el Arzobispo de Cali, Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía, fue acompañado por los Obispos y el Clero de la Arquidiócesis de Cali, quienes oraron por las victimas y pidieron perdón a la comunidad por los lamentables actos cometidos en dicho templo. “Los niños y niñas, sus familias y acompañantes legales, puedan ver con certeza en la Iglesia, en los pastores de su comunidad de fe, en nuestra rotunda decisión de afrontar y superar estas crisis, el más claro signo de esperanza”, afirmó Mons. Darío de Jesús Monsalve Mejía.

 

Al evento asistieron también los fieles de la parroquia, medios de comunicación  y los integrantes del Coro de la Escuela Desepaz, ubicada en el Distrito de Aguablanca. “Estos niños y niñas del Coro Desepaz que nos acompañan con sus cantos, mensajes y bellas música, representan esta apuesta de todos por un presente distinto y un futuro mejor”, fueron las palabras del Arzobispo.

 

También, durante el acto de perdón Monseñor pidió por el eterno descanso de Yaneth Blandón, madre de las víctimas y quien falleció a causa de un cáncer.

 

 

“Para vencer toda clase de tentación que nos lleve al pecado, y esto se aplica a todos los miembros de la gran familia de la Iglesia, obispos, presbíteros, diáconos, religiosos, religiosas y laicos en general, es necesario poner la mirada en Jesús y recuperar la auténtica fe en Dios”, fueron las palabras de Mons. Luis Fernando Rodríguez Velásquez, Obispo Auxiliar, durante su homilía.

 

Con el desarrollo de este acto, la Iglesia particular de Cali reitera su compromiso de prevención y garantía, para hacer de las personas y espacios institucionales de la Iglesia, clara certeza de seguridad y buen trato, respetuoso y dignificante.