%PM, %09 %113 %2017 %20:%Nov

Vida en el Seminario

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

VIDA EN EL SEMINARIO

La vida en nuestro seminario es un itinerario que busca brindar un espacio de formación para profesionales que tengan inquietud vocacional. De allí que, siguiendo el sentir de la Iglesia Universal se ofrezca una formación integral que armoniza las cuatro dimensiones esenciales en la vida de un seminarista.

De este modo, a medida que se avanza en el proceso de discernimiento, los alumnos, tienen que responder adecuadamente a las exigencias comunitarias, espirituales, intelectuales y pastorales que plantea la vida en el seminario. Hacerlo es signo de idoneidad para el servicio a Jesucristo a través del ministerio ordenado.

Día a día.

Cada mañana, los seminaristas se adelantan a la aurora para celebrar juntos la Santa Misa y alabar al Señor con las oraciones litúrgicas. Luego, al terminar el desayuno, algunos seminaristas se dirigen a sus trabajos -que siguen ejerciendo como profesionales que son-  mientras los demás se dirigen a sus lugares de estudio, tanto en Filosofía, como en Teología. Finalizando la tarde, se reúnen de nuevo para la oración de Vísperas y para la meditación de la Palabra de Dios. Y en las noches, aquellos seminaristas que han trabajado a lo largo de toda la jornada, hacen sus estudios de Filosofía y Teología en la Universidad Católica Lumen Gentium.  El convivir a diario y el compartir no solo un espacio, sino toda la vida, constituyen toda una escuela de vida comunitaria: afianzar los vínculos de fraternidad y caridad cristiana son ejercicios que van moldeando al seminarista al modo de ser de su ideal Jesús.

Semana a semana.

Lo fines de semana la acción pastoral reclama su momento. Los seminaristas son asignados a diferentes parroquias de la Arquidiócesis de Cali para servir en ellas durante un año lectivo, y al mismo tiempo para conocer de cerca la vida y labor parroquial.

Mes a mes.

La alegría y la risa también acompañan a diario la vida del seminario, pero algunas noches son especialmente dedicadas a compartir actividades más lúdicas o fuera de lo cotidiano. El cine, los bolos, una comida especial, o las dinámicas que proponen los mismos compañeros son ocasiones para una experiencia comunitaria que brinde sano esparcimiento a los seminaristas.

Visto 771 veces Modificado por última vez en %AM, %10 %646 %2017 %09:%Nov