Martes, 08 Agosto 2017 10:44
Habla el vallecaucano que ayudó a organizar la visita del Papa Francisco

Fuente: El País

El Obispo Auxiliar de Cali es una de las personas clave tras la visita del papa Francisco a Colombia (desde el 6 de septiembre en Bogotá, Medellín, Villavicencio y Cartagena).

Filósofo y teólogo, monseñor Juan Carlos Cárdenas anuncia que la capital del Valle se unirá a la visita papal con conversatorios en universidades, pantallas en parroquias y plazas, y otras actividades en alianza con la Alcaldía y el sector privado. Invita a pensar en Colombia como un todo.

Usted es un obispo muy joven...

Por fortuna la juventud es una enfermedad de la que uno se recupera rápido... (Risas). Y no soy tan joven, ya voy a cumplir 50 años.

Pese a su ‘corta edad’ usted hizo parte de la planeación de la visita del Papa a Colombia. ¿En qué consistió su tarea?

Soy miembro del comité organizador. Somos tres obispos, elegidos por la asamblea: Fabio Suescún Mutis, obispo castrense de Colombia; Luis Manuel Alí Herrera, obispo auxiliar de Bogotá, y yo. Fuimos elegidos en febrero del año pasado y preparamos un proyecto de visita que se le presentó al Papa. El proyecto incluye la conceptualización, el marco teológico pastoral, el lema y demás. El Vaticano analiza y luego toma las decisiones.

¿De cuántos días de visita fue el proyecto que presentaron?

Se envió un proyecto para una semana entera, un proyecto que incluyera al país en términos geográficos, sabiendo que en la lógica de Francisco eso no funciona así, él no suele dedicarle más de dos días a cada país, solo ha concedido cuatro días a México y a Estados Unidos. Cada Papa tiene mentalidad distinta, Juan Pablo II era peregrinador, iba de una ciudad a otra. Francisco es distinto, hay que entender que es un hombre de 85 años y que tiene restricciones de salud, entre otras.

¿Qué ciudades incluía el plan?

Es mejor no decir lo que pudo haber sido y no fue. Era un proyecto ambicioso, recogía al país representativamente, en la mentalidad nuestra, pero El Vaticano es el que selecciona las ciudades que luego se publican, porque hay un análisis de muchos factores y tienen que ver con la comodidad de los itinerarios para el Papa, temas geográficos, etc.

Por ejemplo, que el Papa debe volver a dormir a Bogotá cada noche...

No porque sea Bogotá. El criterio es dormir siempre en el mismo sitio. Eso implica hacer grandes desplazamientos cada día y restringir mucho la visita. Si hubiera sido como el papa Juan Pablo II habría alcanzado a visitar dos ciudades por día, una en la mañana y otra en la tarde, dormía allí y pasaba a otra ciudad en la mañana. Pero entendemos que el Papa es un líder global que no está sometido a las agendas regionales y cuando visita el país lo hace con una mentalidad universal, enfocada en Colombia como un todo. El Papa viene a hablarnos a todos los colombianos. En su mente no hay regionalismos.